Los riesgos de crear una startup

Antes de empezar a dar forma a un nuevo proyecto, debes pensar en los riesgos; en el caso de las startups es aún más relevante, ya que tan solo el 2% de las startups superan los 5 años de vida. Existen muchos tipos de riesgos, nosotros te nombramos alguno de ellos:

  • El riesgo es una cosa a tener en cuenta por parte del emprendedor pero también por parte de los inversores. Un inversor no invertirá ni un céntimo si observa un riesgo muy alto, y no ve un plan de negocio y crecimiento realista. Los problemas de financiación son un handicap que pueden hacer que un proyecto no siga hacia delante.
  • Otro de los riesgos a tener en cuenta, es el tamaño de mercado y su madurez. Hay que hacer una investigación de mercado previa para ver el número de competidores y el tamaño del mismo. No podremos, o no tendremos posibilidad de obtener rentabilidad en mercados muy pequeños o en mercados muy maduros.
  • Los problemas tecnológicos son otro tipo de riesgo de lo más común. Muchas veces existen ideas realmente buenas, que raramente se puede llevar a la realidad, debido a los problemas tecnológicos que van surgiendo durante el proceso de creación de una startup. En muchos casos estos problemas tecnológicos acarrean problemas económicos, y muchas startups optan por desistir debido a los altos costes que supone dar forma a una idea tecnológica.
  • Existen otro tipo de riesgos, que van surgiendo con los años, uno de ellos es la escalabilidad de tu producto o servicio. Puede ser que en un principio el producto tenga mucha aceptación, pero con el paso de los años, el mercado y los clientes van cambiando y exigiendo productos más sofisticados. No tener un proyecto escalable supone tener una muerte anunciada.
  • La competencia también supone un gran riesgo. Empresas que están dentro de tu mercado con un mayor tamaño y capital suponen un gran riesgo. Una startup no podrá competir contra una gran empresa, ya que esta última tiene mayor capital y por lo tanto mayores recursos. Hay que tener especial atención en estos gigantes para no ser un blanco fácil.

Esto no quiere decir que crear una startup sea una locura, simplemente, que hay que ir con mucha cautela y con pies de plomo dando pequeños pasitos. Toda gran empresa ha pasado por estos problemas al principio, y sin embargo han sabido salir a flote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *